En mi opinión personal, la competencia es buena. Tener competencia directa hará que te espabiles, será gasolina para tu interés de superación, te hará ser prudente, evitará que caigas en ciertos errores, te aportará ideas, crear espíritu de equipo, será un indicador de un nicho de mercado rentable, te enseñará a ser mejor emprendedor, te ayudará a encontrar tu propia identidad, aportará vida al sector y hará que te partas de risa de vez en cuando.

Autor:

Cofundador y Jefe de proyecto de Erasmusu.com. Desarrollador de juegos, diseñador gráfico y viajero. Si te gustan esos temas sígueme en twitter.

¿Es buena la competencia?

En mi opinión personal, la competencia es buena. Tener competencia directa hará que te espabiles, será gasolina para tu interés de superación, te hará ser prudente, evitará que caigas en ciertos errores, te aportará ideas, creará espíritu de equipo, será un indicador de un nicho de mercado rentable, te enseñará a ser mejor emprendedor, te ayudará a encontrar tu propia identidad, aportará vida al sector y hará que te partas de risa de vez en cuando.

No soy el único emprendedor que piensa así. Iñaki Arrola, fundador de Coches.com, deja bien claro su punto de vista en el un artículo muy interesante: “¿Cómo debe un emprendedor afrontar la competencia? en Loogic. Incluso existe un organismo público, La Comisión Nacional de la Competencia, encargado de garantizar la existencia de una competencia efectiva en los mercados.

En el presente artículo no me voy a centrar en los efectos beneficiosos de la competencia para los consumidores, que son obvios pues tendrán más en donde elegir. Quiero hablar por el contrario de los efectos beneficiosos para las propias empresas que compiten entre sí. Aparte de algunos disgustos, estoy convencido que la competencia aporta beneficios.

Por otro lado, por supuesto, está claro que la competencia puede ser peligrosa hasta el punto de que una empresa competidora pueda ahogarte… pero siendo realistas, si tu empresa realmente es buena y merece la pena, lo más seguro es que acabes siendo absorbido por un competidor mayor, lo cuál tampoco es tan malo. El problema lo tendrían pues sólo las pequeñas empresas en las que otro competidor también pequeño (sin posibilidades de ofertarte una compra por su parte) les gana por mucho… si es tu caso te va a tocar trabajar muy duro o cambiar de sector.

¿Merece la pena observar a la competencia?

Antes de entrar en materia me gustaría lanzar esta pregunta al aire. Una pregunta polémica donde las haya y que se que va a sacar a relucir puntos de vista muy dispares: ¿Merece la pena observar a la competencia?.

Algunos emprendedores son del punto de vista de que hay que atar corto a la competencia, aplican el dicho: Ten a tus amigos cerca y a tus enemigos aún más cerca. Ojo, que yo no considero enemigos a mis competidores, pero me gusta el dicho.

Un punto de vista: Comentario de Rafa en el artículo de Marek Fodor: [...] por mi parte soy de los que piensan que debemos “atar muy en corto” lo que hace nuestra competencia o lo que ha hecho, como estudiar perfiles de usuarios (probablemente parecidos a los nuestros pero a lo mejor con algunas diferencias), orígenes de tráfico, hace un par de años era curioso ver como idealista y fotocasa, tenían focos de origen muy diferenciados; o por ejemplo páginas que les envía el tráfico. De esta forma podemos “asimilar” estrategias emprendidas por ellos y adaptarlas a nuestro negocio.

Marek Fodor y Eneko Knörr comparten este punto de vista, o por lo menos Marek da una serie de consejos de cómo seguir y analizar a la competencia y Eneko le da la razón en un comentario en el mismo post. Leed el artículo porque es realmente muy interesante.

Por otro lado está el punto de vista contrario, hay quien defiende que no merece la pena gastar ni un segundo en mirar a la competencia, sino invertirlo en desarrollo e innovación propia.

El punto de vista contrario: Comentario de Xaco en en el artículo de Marek Fodor: Cada minuto que dedicas a espiar a tu competencia desperdicias 2 para innovar y progresar en tu desarrollo.

Para mí la clave está, como casi siempre, en el equilibrio. Personalmente me gusta conocer a la competencia y tenerla atada en corto. Pero sin llegar a que eso mate mis propias ideas y mi planning.

Es decir, “Inspirarnos y aprender sí, obsesionarnos y copiar sin cabeza, no“.

Hace ya un par de años, cuando era un pimpollo en esto de emprender (ahora he subido hasta la noble categoría de “pollo a secas”), tuve una entrevista con Rodolfo Carpintier en la que Emilio y yo le enseñamos algunos de los proyectos de Cokidoo. Me da la risa recordarlo la verdad. Uno de los momentos clave de la entrevista (que no duraría ni cinco minutos), fue cuando Rodolfo nos preguntó:

“¿Por qué si os dedicáis a desarrollar Redes Sociales Verticales no está Vesne en vuestra sección de Análisis de la Competencia?”.

Nos quedamos con cara de tontos. La vedad es que yo conocía a ese competidor, pero casi que había tenido miedo de añadirlo a la sección “Análisis de la Competencia” (que menos mal que por lo menos teníamos dicha sección) por si eso nos restaba puntos. Craso error.

Así que como veis, los buenos inversores os van a exigir que conozcáis a la competencia y la analicéis. ¿Cómo sino van a saber ellos si invertir en ti o en un competidor tuyo?

¿Y tú? ¿Cuál es tu opinión? Deja un comentario y me lo cuentas.

10 efectos beneficiosos de la competencia

Por fin entramos en materia. Desde mi punto de vista estos son los 10 principales efectos beneficiosos que aporta un competidor:

1. Es gasolina para tu interés de superación personal

Un buen competidor te obligará estar siempre al máximo nivel y a darlo todo. Eso influirá en tu motivación. Una victoria de tu competidor te frustrará durante unas horas, pero si tienes lo que hay que tener para emprender, pronto estarás borracho de adrenalina y preparando algo que haga subir peldaños a tu servicio por encima de la competencia.

Recuerda que lo que hace impulsar a un proyecto o servicio, lo que dispara la productividad, es siempre el afán de superación personal. Y sino me crees mira este vídeo: “La sorprendente verdad sobre lo que nos motiva“.

2. Te hace ser prudente

Cualquier paso que vayas a dar, ya sean nuevas secciones en una web o un nuevo servicio, lo harás de forma prudente, siempre intentando imaginar cuál será la reacción de la competencia.

3. Evita que caigas en ciertos errores

De los errores de la competencia se aprende, y mucho. Si la competencia ha fallado en un servicio que comparte tu nicho de mercado, podrás aprender mucho, incluso llegar a la conclusión de que quizás ese servicio directamente no funciona, o por lo menos no funciona sin darle una vuelta de tuerca y mejorarlo por tu parte. Lo cuál nos lleva al siguiente punto.

4. Te da ideas adicionales sobre qué puedes copiar y mejorar

Copia y mejora. Sí, copiar es bueno. Pero no copies a lo loco. Si copias algo de la competencia intenta mejorarlo, imbuirlo de tu propio espíritu, añadirle tu visión.

Iñaki Arrola en su artículo en Loogic: Una vez que descubro que tengo competencia… ¿Por qué no aprender de lo bueno? ¿Por qué no copiar cosas buenas?

5. Si trabajas con más personas, aumenta el espíritu de unidad

El ser humano es un ser social y tiende a agruparse, por regla general tendemos a indentificarnos en grupos concretos que comparten una idea. Tenemos ejemplo de ello en los hinchas de fútbol, en los partidos políticos, en los grupos religiosos, en las asociaciones, etc.

Un competidor hará que tu equipo, que comparte una visión en común, se reafirme e intente ser mejor que el equipo contrario. Despertará el espíritu competitivo, te sentirás como jugando un partido de fútbol.

6. Tener competencia es un indicador de que tu nicho de mercado es rentable

Yo personalmente desconfiaría en desarrollar un servicio en el que no hay competencia. Es raro, muy raro, tener una idea nueva y revolucionaria en la que nadie antes haya invertido el tiempo. Puede darse el caso, no lo niego, sólo digo que es raro. Se prudente y piensa que tal vez ese algo que te has inventado quizás no sea rentable.

Adonis Ramos: En conclusión la competencia podría ser el mapa que te puede llevar a descubrir un tesoro en internet, por eso siempre busca tu competencia en cualquier nicho de mercado y si no hay competencia, ten mucho cuidado, posiblemente si no hay competencia, tampoco hay dinero.

Si alguien invierte en la competencia, sabré que mi servicio es interesante, que me toca hacerlo aún mejor para no quedarme atrás. Como leí una vez en Loogic: “Lo importante no es ser el primero, sino el mejor“.

7. Te enseña a ser un corredor de fondo

En un spring te puedes quemar. Los buenos emprendedores hacen carreras de fondo. Maratones que en realidad nunca acaban. Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Imagina una maratón infinita, eso es emprender.

Y un emprendedor está siempre andando, hacia una dirección, y va cumpliendo metas y objetivos, pero nunca hay una última meta… bueno, quizás la venta total de tu empresa. Cuando corres, compites contra otros emprendedores.

8. Te ayuda a adoptar tu propia identidad, a ser diferente

Esto parece un poco contradictorio, pero por lo menos en mi caso funciona así. Al observar a la competencia y ver sus formas de hacer las cosas, se me ocurren constantemente nuevas ideas que me distancian de ellos creando una idiosincrasia propia en mis proyectos.

9. La competencia le da vida al sector

Esto es innegable. Cuánta más competencia, más vivo está un sector. ¡Qué aburrido era el mundo de la telefonía cuando sólo estaba Telefónica!

10. La competencia hará que te partas de risa de vez en cuando

No hay nada más divertido que ver a la competencia dar un tropezón. Y no es malo reírse un poco, es sano. Aunque recuerda siempre ser respetuoso.

Conclusión

Desde mi punto de vista, la competencia es buena y hay que atarla en corto, por todos los efectos beneficiosos que esto puedo aportarnos. Por otro lado no hay que obsesionarse con la competencia, pero tampoco hay que negar su existencia y cerrar los ojos, pues estaríamos perdiendo muchas oportunidades de aprender y mejorar.

Os dejo con una serie de Twitts que he intercambiado mientras escribía este artículo. No os perdáis la guinda final:

javilop: Cómo seguir y analizar la competencia: http://bit.ly/TNvls por @fodor.

javisantana: @javilop por experiencia, mirar tanto a la competencia es perder un tiempo valioso y bastantes quemadas.

javilop: @javisantana Estoy escribiendo un artículo sobre los beneficios que aporta la competencia y su seguimiento, a ver si te hago cambiar de idea.

javisantana: @javilop Ok, yo tambien voy a escribir uno acerca de este tema.

javilop: @javisantana Ahora que tu también vas a escribir uno, el efecto inmediato en mi cerebro es: “Tengo que hacerlo mejor”. ¡Viva la competencia!

Y de regalo, un vídeo que muestra los efectos beneficiosos de la competencia. Visto en el Twitter de Fodor.

See you in another life!

Te sugerimos otras entradas relacionadas...

No hay entradas relacionadas para esta publicación.

¿Necesitas desarrollar un proyecto web o para móviles? ¡Estamos disponibles!

Visitar Cokidoo

Cokidoo, los creadores de Ontuts, desarrollamos proyectos tecnológicos centrados en redes sociales y aplicaciones web, aplicaciones móviles y consultoría web y bases de datos.

Somos jóvenes, inquietos, versátiles, apasionados por la innovación y enfocados en las nuevas tecnologías. Con Ontuts tratamos de compartir nuestro conocimiento adquirido en los distintos proyectos, ayudando a la comunidad y mostrando nuestra capacidad tecnológica.

Si necesitas un presupuesto sin compromiso, estamos disponibles, no dudes en contactar con nosotros.

Comentarios en esta publicación (5 comentarios)

¿Te ha gustado esta publicación? ¡Puedes compartir tu opinión con todos nosotros! Simplemente pincha aquí mismo.

Muy buen tocho-artículo Javi… por mi parte estoy a favor de lo que comentas, de los beneficios que aporta el tener competencia… pero siempre y cuando no se convierta una obsesión: puede reducir la creatividad e incrementar la pérdida de tiempo muy mucho ;)

JFA

Lo de seguir de cerca a la competencia o no hacerlo es un tema controvertido… por ejemplo Jason Fried y David Heinemeier de 37 Signals son de los que piensan que no es demasiado útil invertir tiempo en eso, en lugar de dedicarlo a innovar. Por cierto, os recomiendo su libro REWORK: http://37signals.com/rework/

No me dan comisión, eh ;)

Buen artículo, ¡saludos!

Gracias @JFA, los de 37 Signals son unos cracks… Adrián está enamorado de ellos. Incluso una vez me echó la bronca porque no los cité en una entrevista que me hicieron en la que tenía que hablar sobre las empresas que nos inspiraban… jaja. Yo hablé de Minube.com :)

A veces es muy dificil mantener a la competencia a raya… Tienes mucha razón, pero a veces hay patanes que no aguantan la derrota o que se les suben mucho los humos con una victoria… :)

JFA

Y tanto que los chicos de 37 Signals son unos cracks. Yo quiero ser como ellos cuando sea mayor… y seguro que no soy el único :D